CON MIEDO

003.pngEn paz me acostaré y asimismo dormiré, porque sólo tú, Jehová, me haces vivir confiado. Salmos 4.8
Porque yo Jehová soy tu Dios, quien te sostiene de tu mano derecha y te dice: “No temas, yo te ayudo”. Isaías 41.13
Aconteció un día, que entró en una barca con sus discípulos y les dijo: -Pasemos al otro lado del lago. Y partieron. Pero, mientras navegaban, él se durmió. Y se desencadenó una tempestad de viento en el lago, y se anegaban y peligraban. Vinieron a él y lo despertaron, diciendo: -Maestro, Maestro, que perecemos! Despertando él, reprendió al viento y a las olas; y cesaron y sobrevino la calma. Y les dijo: -??Dónde está vuestra fe? Atemorizados, se maravillaban y se decían unos a otros: -??Quién es este, que aun a los vientos y a las aguas manda, y lo obedecen? SanLucas 8.22-25
La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón ni tenga miedo. SanJuan 14.27
Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción, pero confiad, yo he vencido al mundo. SanJuan 16.33
Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu. Romanos 8.1
??Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ??quién contra nosotros? El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ??cómo no nos dará también con él todas las cosas? ??Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica. ??Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros. ??Quién nos separará del amor de Cristo? ??Tribulación, angustia, persecución, hambre, desnudez, peligro o espada? Como está escrito: “Por causa de ti somos muertos todo el tiempo; somos contados como ovejas de matadero”. Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte ni la vida, ni ángeles ni principados ni potestades, ni lo presente ni lo por venir, ni lo alto ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús, Señor nuestro. Romanos 8.31-39

Letty y Chelle

Anúncios

De lo profundo clamo al Señor

2148095821_191f1d77d6.jpg1. De lo profundo, Jehová, a ti clamo.
2. Señor, oye mi voz; estén atentos tus oídos a la voz de mi súplica.
3. Jah, si miras los pecados, ??quién, Señor, podrá mantenerse?
4. Pero en ti hay perdón, para que seas reverenciado.
5. Esperé yo en Jehová; esperó mi alma, en su palabra he esperado.
6. Mi alma espera en Jehová más que los centinelas la mañana, más que los vigilantes la mañana.
7. Espere Israel en Jehová, porque en Jehová hay misericordia y abundante redención con él.
8. Él redimirá a Israel de todos sus pecados. SALMO 130